ALTA SENSIBILIDAD: ¿RASGO DE LA PERSONALIDAD O TRASTORNO PSICOLÓGICO?

ALTA SENSIBILIDAD: ¿RASGO DE LA PERSONALIDAD O TRASTORNO PSICOLÓGICO?

Es muy probable que hayas leído o escuchado opiniones de algunas personas y profesionales que dicen que la Alta Sensibilidad no existe y que realmente las Personas con Alta Sensibilidad tienen un trastorno psicológico sin diagnosticar.

Aunque aún queda mucho por recorrer en cuanto a la investigación científica relacionada con la Alta Sensibilidad, sin embargo, a día de hoy sí que tenemos algunos resultados científicos que apuntan en algunas direcciones.

Veamos algunas de ellas.

¿A qué nos referimos cuando hablamos de la ALTA SENSIBILIDAD como RASGO DE LA PERSONALIDAD?

Con esto queremos decir que cuando la Alta Sensibilidad está presente en una persona, en ella se dan patrones persistentes en su forma de pensar y de relacionarse, tanto con el entorno como con ellas mismas, y no sólo en un ámbito de su vida, sino en distintos entornos (trabajo, relaciones de pareja, amistades, etc.).

Si eres una Persona con Alta Sensibilidad (PAS), quiere decir que:

  • Posees un conjunto de características que permiten crear una descripción exhaustiva de tu persona.
  • Estas características sirven para diferenciarte de las personas que no poseen dicho rasgo.
  • Estas características permanecen relativamente estables a lo largo del tiempo (puedes reconocerlas en ti de toda la vida y los demás también lo ven así).
  • Tu manera de pensar, sentir y actuar tiene un componente de predictibilidad por poseer dicho rasgo. Es decir, se puede «adivinar» cómo vas a reaccionar antes ciertas situaciones.

¿Por qué NO se considera un TRASTORNO PSICOLÓGICO?

Porque según la investigación científica que hay al respecto, la prevalencia (presencia en la población) de la Alta Sensibilidad ronda el 20% (sin encontrar diferencias por sexo).

Este alto porcentaje refuerza la idea de considerarla más como una variación normal del temperamento dentro de la especie humana que como un trastorno psicológico.

¿Puede la Alta Sensibilidad convertirse un Trastorno Psicológico o dar lugar a la aparición de uno de ellos?

La Alta Sensibilidad a veces puede estar presente junto con algún trastorno psicológico. Estos, en algunas ocasiones, acaban apareciendo por no gestionar de manera saludable el rasgo (la mayor parte de las veces por desconocer su existencia y/o no saber cómo hacerlo).

La ansiedad y la tendencia a caer en estados depresivos pueden hacerse presentes en algunas ocasiones. En otras, cuando ciertas características se hacen más rígidas e inflexibles con el paso del tiempo (normalmente por falta de trabajo personal), pueden acabar desencadenando en trastornos más severos, como algunos trastornos de la personalidad.

¿Qué podemos hacer antes esto?

Es muy importante conocer en profundidad en qué consiste el rasgo y aprender a gestionarlo de manera saludable. Así conseguiremos disfrutar de sus virtudes y minimizar el malestar derivado de su presencia cuando aún no hemos realizado un trabajo personal profundo con nosotras mismas. Nos conviene aprender a gestionar el perfeccionismo extremo, la dificultad para afrontar los cambios y manejar la incertidumbre, la susceptibilidad ante las críticas, las explosiones emocionales, las molestias derivadas de ruidos, olores, etc.

Si sientes que tu nivel de malestar es muy grande y te resulta muy difícil de gestionar, quizás sea el momento de pedir ayuda a un/a profesional especialista en el rasgo. Si lo deseas, puedes contactar conmigo en: info@clararamiroguzman.com 

Y recuerda: el hecho de reconocernos como una PAS nos aporta tener un marco de referencia que nos habla sobre en qué dirección podemos mirar para conocernos mejor y nos da pistas sobre cómo podemos encontrar nuestra paz interior y vivir más felices.